sábado, 9 de abril de 2011

Los vigilantes



El Ayuntamiento de Madrid ha expedientado y sancionado a un agente de la Policía Municipal por sancionar a un mismo ciudadano hasta en tres ocasiones en un lugar distinto de su servicio habitual y cuando se encontraba fuera de servicio, como recoge en su informe anual el Defensor del Pueblo.

La Institución que en funciones dirige María Luisa Cava de Llano argumenta que las denuncias formuladas por los agentes de la autoridad "no gozan de la presunción de veracidad cuando no están ejerciendo funciones de vigilancia y control de la circulación".

El Defensor formuló al Ayuntamiento una sugerencia para que revocase de oficio las tres sanciones impuestas a un ciudadano por un agente fuera de servicio en un lugar distinto al que tenía encomendado su servicio habitual, lo que fue aceptado por el Consistorio.

El agente ha sido expedientado y sancionado con la pérdida de diez días de remuneración y suspensión de funciones por la comisión de una falta disciplinaria de carácter grave prevista y tipificada en el Reglamento para el Cuerpo de la Policía Municipal de Madrid consistente en "la actuación con abuso de atribuciones en perjuicio de los ciudadanos si no constituye una falta muy grave".

link

1 comentario:

orola dijo...

¿Y aún por encima le dieron diez días de vacaciones? ¡Increíble!