miércoles, 23 de marzo de 2011

Caravaggio


David con la cabeza de Goliath.

«Después de varios años de trabajo, Caravaggio pasó de una ciudad a otra sirviendo a varios señores importantes. Es una persona trabajadora, pero a la vez orgullosa, terca y siempre dispuesta a participar en una discusión o a enfrascarse en una pelea, por lo que es difícil llevarse bien con él».
Floris Claes van Dijk.

1 comentario:

orola dijo...

Caravaggio é grande, e iso é o que único que importa.