martes, 15 de marzo de 2011

Vendo mis harapos
Y compro algo de sake
¿Habrá soledad todavía?

Taneda Santōka

2 comentarios:

orola dijo...

MIENTRAS DUREN LOS EFECTOS DEL SAKE, NO HABRÁ SOLEDAD QUE ME IMPIDA TOCAR EL CIELO. SALUD!

Mikel Caverna dijo...

salud!